zapatillas running mujer

Zapatillas de running para mujeres: la Guía Definitiva (edición 2018)

Mucha gente cree que las zapatillas de running para mujeres son simples adaptaciones de los modelos masculinos, en color rosa y con talla más pequeña.

Están completamente equivocados. Existen diferencias fisiológicas y biomecánicas entre hombres y mujeres que condicionan la forma de correr de unos y de otros, pero ¿cuáles son esas diferencias? Y lo más importante ¿qué debe tener en cuenta una mujer a la hora de elegir una zapatilla de running?

En este artículo intentaremos despejar, de una vez por todas, las dudas sobre las zapatillas de running de mujer y acabar con años de prejuicios contra las deportistas. No hace tanto tiempo, en 1981, esta era la portada que Runner’s World dedicaba a las mujeres corredoras… sin comentarios.

zapatillas-running-mujer-1981

Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus: nuestras principales diferencias

Las mujeres y los hombres somos anatómicamente diferentes, pero esas diferencias no se limitan a un menor peso o tamaño. La forma del pie, el movimiento muscular y la estructura ósea de la mujer son diferentes a las del hombre. Diferencias que se trasladan a la forma de practicar ejercicio atlético y el material empleado en el mismo.

  • El pie -en general, y el talón en particular- de la mujer es más estrecho que el del hombre.
  • El empeine femenino es más alto y el arco del pie más largo.
  • El Ángulo Q, (ángulo del cuádriceps) -o la relación anatómica entre la cadera y la rodilla- es de 5 a 7 grados superior en las mujeres y eso provoca que estas tiendan a desplazar más peso a la parte exterior de los pies, lo que puede provocar un exceso de pronación, la inestabilidad en el impacto del pie y un mayor riesgo de lesión.

zapatillas-running-mujer-angulo-q

  • El espacio entre los huesos metatarsianos (los que unen las falanges con el resto del pie) es diferente. Esto es especialmente relevante porque aunque normalmente el metatarso soporta el 43% del peso corporal, las mujeres suelen sobrecargar la zona al usar calzado con tacones. Con un tacón de 6cm, hasta el 75% del peso corporal recae en el metatarso, sometiéndolo a un esfuerzo para el que no está preparado.

zapatillas-running-mujer-tacones

Un estudio de el Centro para la investigación de la Motricidad de la Universidad de Pensilvania demuestra que “los pies y las piernas femeninas no son simplemente versiones de pies masculinos a escala reducida, sino que más bien difieren en un número de características de forma, particularmente en el arco, el lado lateral del pie, el primer dedo del pie y el metatarso“. Y concluye que estas diferencias deben tenerse en cuenta en el diseño y la fabricación de calzado deportivo para mujeres.

¿Cómo se adaptan las zapatillas de running de mujer a sus características?

Aunque las diferencias morfológicas y biomecánicas entre hombres y mujeres se conocen desde hace cientos de años, sin embargo, el calzado deportivo masculino y femenino ha sido prácticamente idéntico durante años. Afortunadamente, esto ha empezado a cambiar y las principales marcas deportivas han empezado a diseñar modelos con características específicas para mujeres.

Las principales marcas deportivas ya diseñan sus principales modelos de zapatillas de manera específica para hombres y para mujeres e incluso lanzan modelos diseñados únicamente para ellas.

  • La diferencia de peso entre las zapatillas de hombres y de mujeres no es tan grande como parece sino que se debe en gran medida a la diferencia en la talla que se toma como referencia. Normalmente, el peso que se indica para las zapatillas de hombre es en la talla 9 USA, que corresponde, generalmente, con un 42 EUR y 27 centímetros mientras que las de mujer suele referenciarse al 7 USA, es decir, un 38 EUR y 24 centímetros. Si igualáramos la talla en ambas zapatillas y eligiéramos la zapatilla de 27 centímetros de ambos sexos (9 USA de hombre y 10.5 USA de mujer) o la de 24 centímetros (5.5 USA de hombre y 7 USA de mujer) tendríamos dos zapatillas con un peso análogo.
  • Algunas marcas aumentan ligeramente el drop (la diferencia de altura entre el talón y la puntera) para combatir la menor flexibilidad y fuerza en el tendón de Aquiles (donde las mujeres son más propensas que los hombres) a sufrir tendinitis, producto del uso de tacones en la mayoría de las ocasiones. Por ejemplo, la versión de mujer de la Asics Gel Kayano 24 posee un drop de 13 mm, 3 más que los hombres.
  • Se suele usar menos amortiguación para compensar el menor peso corporal y ésta se distribuye de forma distinta para proteger mejor la parte delantera del pie, mucho más delicada, pero sin olvidar poner una buena cantidad de amortiguación en la zona trasera para compensar la diferente distribución del peso corporal.
  • Las zapatillas suelen ser más estrechas en el talón y más amplias en el antepié para adaptarse a la forma del pie femenino y algunas adaptan la forma del upper para incrementar el espacio destinado al empeine, aunque la mayoría delegan a la lazada la adaptación al arco y empeine femeninos.

¿Puede un hombre usar zapatillas de running de mujer?

Por supuesto… pero las especiales características de las mismas hace que no sea especialmente recomendable y que normalmente sólo lo recomendemos para casos extremos por tallas muy pequeñas en hombres.

En general, las marcas suelen comenzar las zapatillas de hombre en el 5.5 USA ó 6 USA, es decir alrededor del 38-39 EUR o 24 – 24’5 centímetros y no lo hacen en todos sus modelos por lo que, para los hombres que tienen tallas iguales o inferiores al 7 USA (40 EUR) la opción de mirar entre las zapatillas de mujer es factible.

El caso contrario, mujeres con tallas grandes no suele plantear tanto problema porque ahí sí que se pueden encontrar zapatillas por encima del 8.5 USA, es decir, el 40 EUR.

En el caso de que estéis probando zapatillas de diferente sexo al que utilicéis habitualmente, tened en cuenta que no varía sólo la longitud sino también la anchura porque el ancho “normal” o “estándar” es diferente y en mujeres es más estrecho. Aunque en Europa no es muy común encontrarlos, las marcas suelen fabricar versiones de sus principales modelos con distintos anchos. El ancho por defecto para mujeres es el “B” mientras que para hombres es el “D”, así que, los hombres deberían comprar sólo modelos con ancho especial “D”… o no, si tienen un pie más estrecho de lo normal.

Las mejores zapatillas de running para mujeres

Hoy en día, las corredoras ya podéis encontrar una extensa gama de zapatillas de running de mujer y, si no, mirad el extenso catálogo que tenemos en Runnics para vosotras.

Si queréis un poco de ayuda o guía, a continuación os proponemos un conjunto de zapatillas que, tengan versión específica para mujer o no, generalmente suelen funcionar muy bien y que por eso son las que solemos recomendar cuando alguna nos preguntáis. Como siempre, las agrupamos según tipo de uso y tomadlas como una guía de partida porque, como bien sabéis, la elección final dependerá de cada caso particular: cómo sois vosotras y cómo las vais a utilizar.

Zapatillas de entrenamiento

Si queréis unas buenas zapatillas de entrenamiento rodadoras, confortables y duraderas, en Asics podéis encontrar algunas de las mejores berlinas rodadoras entre las que destacan claramente las Asics Gel Nimbus 20 si sois neutras y las Asics Gel Kayano 24 si necesitáis soporte.

Si estáis en pesos medios y queréis algo un poco más ligero y ágil sin renunciar por ello a esas grandes cotas de amortiguación y confort, no dejéis de probar las Asics Gel Cumulus 19 si sois neutras o plantilleras o las renovadísimas Asics GT-2000 6 que, en esta sexta versión han dado un salto de calidad tremendo.

Los alemanes de Adidas también están muy concienciados con el tema del diseño específico para mujeres y son muy conocidos sus antepiés ligeramente más amplios para dar más espacio en la zona de los juanetes o los uppers más adaptables. En ese sentido, suelen darme muy buen resultado las recomendaciones de las Adidas Supernova Glide 9, cuando me preguntan por unas zapatillas neutras de entrenamiento, amortiguadas y confortables.

Como no, las Adidas Ultra Boost son una apuesta también segura y es el modelo que suelo indicar cuando se quiere algo un poco más ágil, flexible o si se quiere primar el confort. También son perfectas si quieres unas zapatillas para andar.

En New Balance también están haciendo muy buen trabajo, y aquí lo tengo clarísimo, porque las New Balance 1080 v8 son tremendamente versátiles tanto en los tipos de pisada como en los ritmos e incluso los pesos que son capaces de cubrir, son prácticamente unas zapatillas “para todos los públicos” y, además, en esta octava versión ya sí que admiten muy bien las plantillas personalizadas y eliminan por completo el riesgo de rozaduras en la zona del arco.

Si sois de las que necesitáis un poco de soporte tenéis otras candidatas muy firmes, ya que con la evolución que han tenido las New Balance Fresh Foam Vongo v2, tenéis un plus de estabilidad sin que eso suponga que sean intrusivas y, dada la morfología del cuerpo femenino parece que van incluso mejor que las 1080v8. Creo que aún no ha habido ninguna chica a la que se las haya recomendado y me haya dicho que no le han ido bien.

Y, para cerrar el apartado de las zapatillas de entrenamiento no podía faltar el aporte de los de Baltimore donde también está la cosa bastante clara ya que con la pareja que hacen las Nike Vomero 13 y las Nike Pegasus 34 se ganan a muchas chicas.

Las primeras (Vomero 13) algo más rodadoras y confortables y las segundas (Pegasus 34) para quienes queréis algo un poco más ágil y dinámico o unas zapatillas para competiciones de media y larga distancia.

Infinidad de colores a elegir, uppers suaves y adaptables como pocos, tacto agradable y con respuesta en el caso de las Pegasus o muy confortable en el caso de las Vomero, aptas para plantillas, buen comportamiento en casi cualquier superficie y precios contenidos, … por algo se ven en tantos pies de corredoras.

Zapatillas mixtas

Si dais un saltito a las zapatillas mixtas, porque necesitáis algo con lo que pisar el acelerador en series o en competiciones, vais a disfrutar muchísimo y seguramente os cueste elegir, no porque no haya opciones sino por todo lo contrario porque, ahora mismo, el segmento de las zapatillas mixtas es, posiblemente el que más se trabaja los diseños para captar al público femenino.

Si no necesitáis algo muy cañero o preferís algo que, aun siendo del segmento de las mixtas permita rodar con cierta comodidad en tiradas medias o incluso largas, con las resucitadas New Balance 890 v6 no falláis y si las notáis demasiado “de entrenamiento”, pues nada, dad el salto a las New Balance Fresh Foam Zante v4 o incluso a las New Balance 1500 v4 que además de dar un plus de soporte, os acerca mucho a lo que serían ya unas zapatillas voladoras.

Tampoco creo que os disgusten las dos de Adidas: Adidas dizero Boston 6, confortables y amortiguadas pero con mucha chispa y un poco más dóciles y con un plus de soporte las Adidas Adizero Tempo 9. En ambos casos, diferenciadas claramente del modelo de hombre, con upper más adaptables a la morfología que soléis tener las mujeres en los pies.

Completamos sugerencias con las Mizuno Wave Shadow que, desde que aparecieron en otoño de 2017 se han ganado a muchas corredoras y no podían faltar las míticas Asics Gel DS Trainer 23, estereotipo de cómo deben ser unas zapatillas mixtas con soporte.

Y, para cerrar el apartado, dos sugerencias un tanto sibaritas y atrevidas por la incorporación del cierre BOA como sistema de atado, ambas en New Balance y a las que no podéis menos que echarles un ojo si sois triatletas. Por un lado las firmes, amplias y respondonas New Balance FuelCore Sonic v1 y, por otro, las New Balance 1500 T2, ambas pensadas por y para el triatlón, preciosas, cómodas, …

Zapatillas de competición (o voladoras)

¿Se os quedaban cortas las zapatillas del apartado anterior y queréis algo más cañero? No hay problema, mirad a ver qué tal os van las nuevas Mizuno Wave Emperor 3 que llegan desde el lejano oriente para facilitaros la consecución de vuestras mejores marcas en carreras cortas, típicamente los 10K o menos.

Aunque, si veis que son demasiado (no olvidéis que sustituyen a las Mizuno Wave Ekiden 11), no os preocupéis porque, sin salir de la marca japonesa tenéis las Mizuno Wave Sonic, un pelín más moderadas y otro de los pelotazos del otoño – invierno de 2017: tremendamente confortables, transpirables, frescas, suaves, …

Por si no ha quedado demostrado que, aunque hablemos de zapatillas voladoras, pueden ser zapatillas relativamente amortiguadas, versátiles, etc. mirad a ver qué os parecen las New Balance 1400 v5, tan válidas para coquetear con ritmos de vértigo de 3’/km como servir para una media maratón o incluso maratón si tenéis una buena técnica.

Tampoco podíamos olvidarnos de la dosis de cierre BOA en este segmento donde podemos destacar las Asics Gel 451 que, sobre la plataforma de las Asics Gel Hyper Tri han montado un upper igual de adaptable, fino, ligero y transpirable con este cierre tan peculiar y tan de moda últimamente. Ideales para las triatletas de corta distancia.

Zapatillas para trail running

Hasta ahora, todo lo que hemos ido viendo es principalmente para asfalto pero sabemos que a muchas os gusta  correr por la montaña, así que también os damos unas cuantas sugerencias.

Para terrenos no excesivamente complicados y pensando en que sean zapatillas polivalentes que valgan para tiradas todo lo largas que queráis, empezamos fuerte con las renovadas New Balance Fresh Foam Hierro v3 y su llamativo upper con HypoSkin y formato botín.

Si valoráis la resistencia y que sean virtualmente indestructibles, probad con alguna de las de la familia Terrex de Adidas aunque tenemos cierta predilección por las Adidas Terrex Tracerocker que, aunque tienen algo menos de fama que las Adidas Terrex Agravic, dan mucho y tienen un precio más contenido.

No podéis dejar de probar algo La Sportiva donde nos quedamos con las La Sportiva Akyra que revolucionaron el mercado el año pasado y con las clásicas La Sportiva Bushido si estáis pensando en competir o en ir algo más rápido. Ultreras las primeras, cañerillas las segundas, ambas capaces de meterse por cualquier terreno, por complicado y complejo que sea.

Seguramente os sorprendáis si os recomendamos las Nike Wildhorse 4 porque no se habla mucho de ellas, pero nos la jugamos con ellas, sobre todo si tenéis en mente unas zapatillas polivalentes, que os valgan un poco para todo.

Y cerramos apartado y artículo con dos clásicas que hemos dejado para el final a modo de guinda, las polivalentes, rodadoras y típicas “zapatillas para todo” Salomon Wings Pro 3 y unas de las reinas del terreno graso y embarrado, las Salomon Speedcross 4 que podéis encontrar además con membrana impermeable (Salomon Speedcross 4 GTX) y con tratamiento repelente gracias a la membrana ClimaShield (Salomon Speedcros 4 CS).

¿Te ha quedado alguna duda?

Puedes aprender aún más leyendo las descripciones de las zapatillas del catálogo de zapatillas de running de mujer de Runnics o usar PerfectMatch™ para encontrar la zapatilla más adecuada para ti. Y, si te queda alguna duda, no dudes en dejar un comentario en este mismo post o pasarte por nuestro Consultorio de Running ¡Será un placer hablar contigo!