Las mejores zapatillas mixtas para correr del momento (edición 2018)

 

Vamos a hablar un segmento de zapatillas para correr con un poco de controversia, más que nada porque… ¿qué son unas zapatillas mixtas?

Si tuviésemos que definirlas, se podría decir que son unas zapatillas a mitad camino entre unas zapatillas de entrenamiento y unas zapatillas de competición, es decir, con las que se puede entrenar a ritmos rápidos o competir si el ritmo no va a ser de los de ponerse a “volar bajo” pero que también dejan rodar bastantes kilómetros a ritmos medios sostenidos, que no tienen ni mucha amortiguación ni poca, sino una cantidad intermedia; que responden y amortiguan casi a partes iguales; que tampoco son muy flexibles pero no tienen la rigidez de unas voladoras, …

En definitiva, cubren esa gran zona gris entre el gran segmento de las zapatillas para entrenar y las zapatillas más rápidas, lo que hace que a veces sea complicado definir qué zapatillas pueden ser clasificadas como mixtas.

En función de tu perfil como corredor les podrás sacar más o menos rendimiento: los corredores ágiles y con buena técnica podrán utilizarlas en algunos casos casi como zapatillas “para todo” mientras que alguien con peor técnica las puede utilizar como zapatillas rápidas, como un primer paso más allá al de las zapatillas de entrenamiento.

En general, las zapatillas mixtas son pura versatilidad, una especie de “navaja suiza” que conviene tener muy presente en nuestras mentes cuando toca confeccionar nuestro “kit de zapatillas” porque, quien más y quien menos puede sacarle mucho juego, máxime, en la actualidad ya que todas las marcas han ido desarrollando modelos tremendamente completos, capaces de ofrecer a la vez amortiguación y respuesta, ligerísimas, con uppers que se mimetizan con el pie, …

Si no, echad un vistazo a la lista que os proponemos a continuación con algunas de las mejores zapatillas mixtas del momento, agrupadas por marcas y presentadas en orden alfabético ya que sería poco menos que imposible intentar ordenarlas en función de si son mejores o peores ya que eso depende de quién las vaya a usar y cómo las vaya a usar.

Si echáis en falta alguna, queréis que veamos algo con más detalle o, lo que sea, no dudéis en decirlo en los comentarios y lo vemos. ¡Disfrutad!

Adidas

Las Adidas Adizero Boston 6 son uno de los estereotipos de zapatillas mixtas, una de las que se podrían utilizar como modelo de cómo debe ser una zapatilla de este segmento.

En la sexta versión, el equilibrio es cuasi perfecto y ofrece una dinámica de la pisada sublime, con una amortiguación muy agradable en el talón, una transición de la pisada tremendamente rápida y muchísima respuesta. Tanta potencia no tendría sentido sin una suela de Caucho Continental que se aferra al cualquier superficie, esté seca o mojada. El upper es una delicia, suave, transpirable y con una sujeción firme para que podamos correr con ellas todo lo rápido que queramos. Unas de las reinas de la categoría, sin duda.

Aunque las Adidas Adizero Tempo 9 estén un poco a la sombra de sus hermanas, no sólo están a un grandísimo nivel sino que, para algunos, pueden ser incluso mejores. Y no me refiero sólo a los corredores que necesiten algo de soporte (a ésos les da muy buen servicio gracias a la mayor densidad de la mediasuela en la cara interna) sino que lo digo también por los que quieren unas zapatillas mixtas algo más dóciles que las Adidas Adizero Boston 6.

Ahí es donde las Adidas Adizero Tempo 9 sacan toda su magia ya que son igualmente válidas para corredores neutros o pronadores, ofrecen un poco más de empaque, amortiguación y estabilidad y eso se agradece mucho cuando alguien está pensando en unas zapatillas mixtas para tiradas medias o largas o, por qué no, para competir en media maratón y maratón.

Asics

Las Asics DS Trainer 23 son las decanas del segmento, las más veteranas con nada menos que 23 generaciones en su árbol genealógico. Raro es el corredor que no haya tenido alguna de sus versiones o que, al menos, no las haya considerado alguna vez como compañeras de fatigas.

Equilibradas, soporte sutil y eficaz, ajuste tremendamente bueno, solventes, duraderas, rápidas a la vez que rodadoras, … unas de las mixtas más puristas. Hubo un tiempo en el que se encontraban también en versión neutra (tenían “NC” en su nombre) pero Asics se dio cuenta de que la versión estándar vale tan bien para neutros como para pronadores así que ya sólo están en la versión con soporte.

Segunda generación de la “era FlyteFoam” de unas de las zapatillas más coloridas del mercado, las Asics Noosa FF 2 son unas de las más representativas de las zapatillas de triatlón que, con unos pequeños grandes cambios en el upper quieren volver a ganarse al público que perdieron inicialmente tras el gran cambio que supuso el paso de las Noosa Tri 11 a las Noosa FF.

Hagas triatlón o no, si quieres una zapatillas mixtas relativamente dóciles, confortables, con un upper de tacto exquisito, … debes darles una oportunidad a las Noosa FF 2.

Joma

La nueva versión de las Joma R-4000 Marathon New son unas zapatillas mixtas más que unas voladoras como las denomina la marca pero, independientemente de la nomenclatura sobre el papel, la realidad en marcha es que son unas zapatillas que van mejor a ritmos medios, ideales para distancias largas para quienes necesiten unas zapatillas mixtas relativamente dóciles, amplias de horma, con mucha base y que aguanten muchos kilómetros.

Mizuno

Las Mizuno Wave Shadow son unas de las zapatillas de las que más se hablo después del verano, no solo porque sustituyeran a las Mizuno Wave Sayonara 4 sino porque ofrecían un conjunto muy bueno, con una horma amplia, upper muy suave, tacto respondón a la vez que amable, … y, encima, le redujeron un poco el drop, algo que últimamente se le demandaba a Mizuno. Muy buenas también para triatletas.

Las Mizuno Wave Catalyst 2 son otras de esas mixtas de corte clásico, austero, serio, … y no lo digo por el diseño, que es espectacular sino por las sensaciones que ofrecen. Destilan contundencia por los cuatro costados, tacto firme, eficacia, … En esta segunda versión, con unos retoques en el upper y un footbed un poquito más blando han mejorado lo justo para ganarse a los que aún eran un poco reticentes a llevarlas por su contundencia.

New Balance

Las New Balance 890v6 vuelven como el hijo pródigo, algo cambiadas porque ahora son más rodadoras y contundentes pero tienen intención de volver a reinar como un día lo hicieron sus predecesoras. Relativamente cerca de las zapatillas de entrenamiento, ofrecen todo el carácter de unas zapatillas mixtas con la filosofía de la serie NBx de New Balance. Harán las delicias de todo el que quiera calzarlas.

Las New Balance Fresh Foam Zante v4 han sido uno de los grandes pelotazos de los últimos años, entraron como elefante en cacharrería y, a pesar de rozar la perfección, han sido capaces de ir mejorando versión tras versión. Más estables, con más empaque y, ahora, con un upper con HypoSkin se hace complicado ponerle defectos. Tremendamente versátiles, no conozco aún a nadie a quien no le hayan ido bien.

Las New Balance FuelCore Rush v3 se han vuelto a reinventar por tercera vez y parece que en esta tercera generación van a dejar de estar a la sombra de sus hermanas y revelarse como una de las sorpresas del catálogo de New Balance. Rápidas, ágiles, cañeras, … muchos de los deportistas del Team NB las usan para cuando quieren meter caña en los entrenamientos así que, ¿no nos van a ir bien a los que corremos simplemente por placer?

El cierre BOA está de moda y New Balance lo incluyó por primera vez en las New Balance FuelCore Sonic v1, unas zapatillas diseñadas por y para el triatlón: upper finísimo, sin costuras, suaves, bajitas, planitas, con horma amplia, …

Si no te gusta el cierre BOA y quieres un atado tradicional pero con las sensaciones de las primeras Vazee, prueba las New Balance Vazee Breathe v2 que, como remarco siempre, no son sólo unas zapatillas “de verano”. Firmes, respondonas, flexibles, híper transpirables, … una de las sorpresas del verano de 2017.

New Balance no podía dejar abandonados a los corredores pronadores y, de hecho, con las New Balance Vazee Prism v2, enormemente evolucionadas respecto a su primera versión. Más amortiguadas, upper con mejor ajuste y más agradable, tan rodadoras o más, dinámica rapidísima de la pisada, … y tan buenas para neutros como para pronadores. Uno de los diamantes en bruto del catálogo de esta marca.

Nike

Llama la atención que Nike tenga actualmente sólo unas zapatillas mixtas en su catálogo pero con las Nike Zoom Elite 9 están más cubiertos de lo que se podría pensar uno porque son muy capaces de ponerse a pelear con zapatillas voladoras sin ser excesivamente exigentes. Digamos que han hecho un mix entre las Nike Zoom Streak 6 y las Nike Zoom Pegasus 34 y de ahí sólo puede salir un gran modelo de zapatilla como éste.

Saucony

Las Saucony Breakthru 4 no son unas mixtas al uso pero se comportan como tales. Nada radicales, pueden correr muy rápido si se le aprietan las tuercas con la ventaja de que, si toca ponerse a rodar, se pueden estirar mucho mejor que otras mixtas más puristas. Estoy seguro de que si Saucony las promocionara más tendrían mucho más público y se verían en muchos más pies, máxime, en esta última versión que tanto ha mejorado.

Skechers

Las Skechres GOrun 6 son otras de las zapatillas que, atendiendo a los cánones, no serían zapatillas mixtas pero si las tratas como tales, no desmerecen en nada. Es más, ofrecen la venta de tener una grandísima flexibilidad, tacto de la amortiguación muy agradable, se puede rodar con ellas largo y tendido, … Que no os engañe su apariencia de botín porque una vez calzadas ni lo vais a notar, vais a ir con unas zapatillas que perfectamente pasarían por “normales”.