Las zapatillas de running que todo corredor debería probar alguna vez en su vida

Probar cuantas más zapatillas mejor es una de las cosas que le vienen muy bien a un corredor, no sólo por el mero placer que supone la prueba en sí misma sino porque también te sirve para que tu cuerpo se acostumbre a lidiar con diferentes sensaciones que es lo que, en definitiva, nos encontramos cuando corremos por ahí fuera. Lo ideal sería poder probarlas todas para así afinar mejor cuando tenemos que elegir nuestras compañeras de fatigas pero, como eso no es posible (desgraciadamente), hemos hecho una lista más o menos factible de esas zapatillas de running que todo corredor debería probar alguna vez, para acotar un poco el número.

Para intentar ayudaros un poco en esta búsqueda, desde Runnics tratamos de ofreceros información de todos los modelos y que así podáis complementar un poco la información de esas zapatillas a las que no tenéis acceso y que os faltaría por conocer de primera mano y, aunque no es lo mismo que sentirlas calzadas, esperamos que os sea de utilidad lo que os contamos en las fichas de las zapatillas (en nuestra base de datos podéis encontrar prácticamente cualquier modelo que esté actualmente a la venta).

La elección de las “mejores” zapatillas para correr es algo que depende de quién las va a usar, cómo las va a usar y de las propias deportivas pero todas las que vamos a nombrar a continuación merecen destacar sobre el resto. En unos casos por la longevidad de la familia (Nike Pegasus 34), en otros, por haber sido las pioneras de un segmento (Saucony Kinvara 8 y el natural running), y alguna que otra por ser -como decían hace unos años en un anuncio- una JASP (Joven Aunque Sobradamente Preparada) (New Balance Fresh Foam Zante v3). Para intentar mantener cierto orden, las hemos agrupado por tipo de uso. ¡¡¡Preparaos a disfrutar!!!

 

Las zapatillas de running que todo corredor debería probar:

Zapatillas de Entrenamiento Neutras

Para los corredores neutros, hay una serie de modelos icónicos por la cantidad de años que llevan entre nosotros, pero que también destacan por su polivalencia, con lo que es raro no acertar con ellos ya que cubren un perfil de uso muy amplio.

La “mayor” de todas ellas y las zapatillas con mayor número de generaciones en su árbol genealógico son las Nike Pegasus 34, unas de las que acaban saliendo en prácticamente todas las listas recopilatorias que elaboramos porque son como una navaja suiza. El perfil ideal es el de un corredor neutro de peso medio pero, gracias al equilibrio de su amortiguación, son capaces de servir como zapatillas para rodar largo y a ritmos medios, para acelerarlas e incluso como zapatillas para maratones a ritmos rondando las 3 horas (son unas de las mejores para ese propósito). Tan bien por asfalto como por tierra compacta, demás, están disponibles en infinidad de colores, tiene un precio contenido así que son unas de las más socorridas y son muchos los que ya han perdido la cuenta de cuántas Pegasus han gastado a lo largo de su vida deportiva.

Con veinte ediciones recién cumplidas y pudiendo presumir de ser “la mejor Rider hasta la fecha”, tenemos a las Mizuno Wave Rider 20, las zapatillas más conocidas y vendidas de la marca de Runbird. Competencia encarnizada con las Pegasus, también valen prácticamente para todo. En esta última versión han logrado la cuadratura del círculo y, manteniendo su estabilidad, contundencia en el ajuste, transpirabilidad, etc. ofrecen un tacto de amortiguación más agradable, lo que ha hecho que se haya ganado a muchos que no solían elegirlas por sentirlas algo firmes.

Con tan sólo un añito menos tenemos a las Asics Gel Nimbus 19, zapatillas que nos vienen a la mente a la mayoría si nos preguntan por unas zapatillas de entrenamiento para corredores neutros de pesos medios o altos. Es la berlina rodadora por excelencia, para rodar kilómetros y kilómetros hasta el infinito y más allá con tranquilidad, sin estresarse y disfrutando de amortiguación a raudales. En las últimas ediciones han mejorado mucho el upper con lo que ya son más fresquitas, tienen una apariencia mucho más moderna y están empezando a adelgazar lo que le está llevando a ganarse cada vez a más gente. Unas superventas año tras año y un valor seguro que cuidan mucho en Asics.

Y, como ejemplo de lo que os decía de JASP tendríamos las Adidas Ultra Boost que, en apenas dos o tres años han vendido lo que no está escrito y no tiene pinta de ir a menos porque el éxito es brutal, no sólo entre corredores sino también entre mucha gente que las usa como zapatillas de calle. Comodidad inigualable, amortiguación muy blandita, bastante respuesta, … y diseños y colores preciosos hacen que la gente casi se pelee por ellas. Si no has probado nunca el Boost, alguna de la familia deberías probar y, ante la duda, ve a por unas Ultra Boost porque seguramente te enamoren.

Zapatillas de Entrenamiento con Soporte (para Pronadores)

Los corredores pronadores también tienen sus fetiches aunque aquí voy a saltarme un poco el guión y me voy a quedar en plan monomarca porque creo que la terna que tiene Asics merece ser destacada sobre las demás y es, a mi juicio, una de las razones que han hecho tan famosa a la marca que prácticamente tiene el monopolio de los “corredores pronadores que quieren zapatillas para rodar tranquilo”.

Da igual el peso y el grado de pronación porque, si uno está entradito en kilos y tiene una pronación media o alta, tiene las Asics Gel Kayano 24 para ir en su propia berlina amortiguada y confortable con unos acabados y materiales crème de la crème. Es una zapatilla que, si te encaja en tu perfil de uso, ya tienes la seguridad de que puedes repetir versión tras versión y no fallas porque en las 24 que van hasta ahora, pocos puntos a mejorar se le pueden echar en cara.

Velando su retaguardia, un poco más modestas en acabados pero igual de solventes e incluso más versátiles desde que hace unas ediciones cambiaran al Dynamic Duomax y dejaran de marcar tanto el arco, tenemos las Asics GT 2000-5. El “5” de su apellido engaña porque son las herederas de la mítica saga de las 21X0, superventas en algunos países (como Estados Unidos) así que son todas unas veteranas. Tras un inicio un poco dubitativo, ya se han asentado y, para corredores de pesos medios van genial y también son de las que, una vez que se ganan a alguien, ya no lo sueltan.

Cerrando la terna, las consideradas como hermanas pequeñas pero, cuidado, no os dejéis engañar por esa supuesta “menor gama” porque, en algunas cosas, las Asics GT-1000 6 son incluso mejores que las dos anteriores que acabamos de decir. Son el estereotipo de zapatillas con soporte, contundentes, solventes, incansables, … y, encima, con un precio muy competitivo. Es una pena que la gente las haga de menos y que mire siempre hacia otras zapatillas con materiales teóricamente más premium porque les lleva a obviar a modelos como éste al que no se le pueden poner pegas relevantes ya que cumple con muy buena nota en todo lo que hace.

Zapatillas Rápidas (Mixtas y Voladoras)

Si eres de pies ligeros y te gusta pisar el acelerador a fondo, has de calzar alguna vez unas Adizero Adios Boost 3 porque, aunque no seas capaz de ser el próximo poseedor del récord del mundo en maratón, sí podrás sacar el máximo rendimiento que haya en tu cuerpo. No son las más radicales, ni las más ligeras, … pero son capaces de ofrecer mucha amortiguación en el talón y mucha pegada en el antepié, mucho efecto catapulta sin ser inflexibles, un agarre brutal en todas las superficies. Son la perfección hecha zapatilla y por eso llevamos tantos años viéndolas calzadas en los pies de los que van en los pelotones de cabeza de las mejores maratones internacionales.

Las Nike Streak son las rivales encarnizadas de las anteriores y en alguna maratón se ha podido ver la curiosa imagen de que, en un pelotón de 10-15 corredores, todos calzaban alguna de estas dos zapatillas. Siguen más o menos las mismas premisas, quizá algo más agresivas y exigentes en cuanto a la técnica pero también bastante agradecidas en las tiradas largas para quien tenga ese puntito de “buen correr”.

Ya ha bajado un poco el revuelo que levantaron las primeras New Balance Fresh Foam Zante hace tres años, monopolizando las conversaciones de corredores durante unos cuantos meses y que fueron una de las mayores sorpresas que nos llevamos muchos por su planteamiento, versatilidad, combinación de amortiguación, respuesta, drop, flexibilidad, … Las New Balance Fresh Foam Zante v3 son algo más dóciles, más estables, han ganado empaque, … pero siguen siendo unas zapatillas de las que aún no he oído ninguna queja y eso que la he recomendado a millones y millones de personas, sobre todo, a triatletas de media y larga distancia.

En esa misma línea de las mixtas no podían faltar las que son, posiblemente, las más estereotípicas y que podrían utilizarse para definir cómo es una zapatilla mixtas: Asics Gel DS Trainer 22. Con un gran equilibrio entre su faceta rodadora y rápida, nos puede valer para acercarla a las zapatillas de entrenamiento o para correr muy rápido con ellas además de que, con el punto de soporte que tienen, dan servicio casi por igual a neutros y pronadores. Muy mejoradas en las últimas versiones, en esta vigésimo segunda le han dado un buen bocado a la báscula, algo que pedían a gritos y que les ha hecho ganar unos buenos puntos.

Zapatillas de Trail Running

Si es complicado hacer estas listas dentro del asfalto, imaginaos en el trail running donde entra en juego además el tipo de terreno pero, nada, rápidamente salen a la palestra modelos míticos como las Brooks Cascadia 12 que, aunque en las dos últimas versiones han dado un giro en su filosofía para volverse algo más técnicas y cañeras, siguen siendo unas de las más queridas por los corredores que gustan de ir por el monte. Ahora son menos ultreras y dóciles pero aguantan mejor las tundas que le suelen dar los aficionados y el trail running cañero.

Para cuando se pone blandito el terreno y surge el barro, es raro fallar si nos presentamos con unas Salomon Speedcross 4 en los pies. Son unas de las zapatillas que más se ven en competición porque no fallan en ningún terreno y, aunque es cierto que sufren un poco más de la cuenta en terreno liso agresivo, por lo menos sabes que no vas a resbalar. Llaman mucho la atención sus agresivos y marcados tacos, el nivel de sus protecciones y el colorido, tremendamente llamativo.

Y, para quien sea un virtuoso del trail running o quiera pisarle a fondo por todo tipo de terrenos, qué mejor opción que la que lleva eligiendo Kilian Jornet para ganar prácticamente todas las carreras que ha hecho en los últimos años: Salomon S-Lab Sense 6. Ligeras, rápidas, de horma muy ajustada, … un bólido de carreras, para ir “a saco” sí o sí.

 

Zapatillas de Natural Running, Minimalistas y Maximalistas

Las Saucony Kinvara 8 pueden presumir de haber sido las que popularizaron el segmento de las zapatillas de natural running y, como suele pasar, el ser las primeras les da un punto de ventaja sobre las demás. Pero no contentos con eso, versión a versión han ido ofreciendo mejoras que, aunque han hecho que en algún momento varíe un poco la filosofía del modelo y se hayan alejado algo del natural running purista, siempre han sido unas de las que todo el que practica esa técnica quiere calzarse. En esta octava versión han conseguido un equilibrio muy bueno y, al igual que sus predecesoras, vuelven a ser “las mejores Kinvara hasta la fecha”.

Si lo tuyo es el minimalismo “del de verdad”, ése del drop cero, hormas con antepié amplio, zapatillas flexibles, con perfiles bajos, …, deberías tantear las Merrell Trail Glove 4. En esta cuarta versión se acercan al trail que llevan en su nombre más que en su primera versión pero siguen conservando gran parte de esa versatilidad que las ha hecho tan queridas por los minimalistas porque, curiosamente, iban en asfalto tan bien o mejor que sus hermanas asfalteras.

En el extremo opuesto, con altos perfiles, aunque con drops bajos, tenéis toda la oferta de Hoka One One, la marca que ha popularizado este tipo de zapatillas y el propio maximalismo y que cada vez se ve más en competiciones de larga distancia, sobre todo en ultras. Tienen varios niveles de maximalismo así que ya sería cosa de que os guste ir más alto o menos, tener más amortiguación o menos pero estad tranquilos, que ni os vais a sentir unas drag queen, ni os vais a torcer el tobillo por ir altos, ni vais a notar falta de estabilidad ni nada sino que lo que vais a tener es una gran cantidad de amortiguación que os va a permitir rodar y rodar y ver cómo pasan los kilómetros sin enteraros.