Cuando hacemos deporte (o vamos a comenzar a hacerlo), generalmente seguimos un plan de entrenamiento y, para poder llevarlo a la práctica y para realizar el seguimiento del mismo necesitamos algo que nos ayude a medir los tiempos, distancias, desniveles, … así como variables internas nuestras como el ritmo cardíaco.

Para ello, hay una gran amalgama de relojes deportivos, desde los simples cronómetros de toda la vida hasta complejos cachivaches que son poco menos que ordenadores de muñeca y, aunque ahora incorporan infinidad de sensores y miden mil y una cosas, por tradición seguimos llamándolos pulsómetros.

Como sabéis, en Runnics estamos continuamente explorando el mercado para informaros de las mejores ofertas del mejor material deportivo así que, a continuación tenéis una guía rápida con los relojes deportivos que creemos que son más “apetecibles” actualmente.

En ella hay un poco de todo, para que podáis encontrar algo a vuestra medida, tanto si buscáis algo sencillito para comenzar o para seguir unas cuantas variables sin complicaros la vida, como si sois unos geeks de los números y queréis que os mida todo, todo y todo con una precisión digna de un laboratorio.

No están todos los que son porque sería imposible (debe haber unos tres millones de modelos, o casi) pero sí que son todos los que están, todos ellos han demostrado sobradamente su valía y estamos seguros de que os gustarán.

Esperamos que os sea útil y, si tenéis alguna duda, ya sabéis, preguntad o comentad en la parte inferior de este artículo o en las fichas de los relojes que estaremos encantados de resolver vuestras dudas.

Pulsómetros de Gama Media:

Para quien está empezando y para quien quiere medir los parámetros básicos, hay muchas opciones que tienen tanta precisión como los mejores relojes pero a unos precios mucho más asequibles. Podríamos decir que se mueven por debajo de la barrera de los 200€.

Muchas veces eso de “gama media” juega a favor del reloj porque, ¿para qué queremos mil sensores que no vamos a saber manejar o cuyas medidas no vamos a saber interpretar? Mejor que nos dé lo que sabemos medir y, listo. Además, curiosamente, suelen ser relojes con diseños molones y muy resultones, que podemos utilizar como relojes de diario.

Garmin ForeRunner 230/235:

20160901-guia-pulsometros-oi16-1-gama-media-garmin-forerunner-230

Hasta hace poco, cuando alguien me preguntaba por un “pulsómetro económico pero completo” respondía rápidamente que mirara algún “Forerunner de la serie 2XX” y, aunque ahora incluyo alguna opción más como las que tenéis en esta guía, si respondiera como antes, seguiría acertando.

Creo que los pulsómetros de esta gama de los Forerunner (los 2XX) son de los más equilibrados para los que quieren “todo pero con un precio razonable. La razón es muy sencilla: son los que van heredando las cosas de las penúltimas versiones de sus hermanos mayores por lo que, salvando las distancias, tener la última versión del Forerunner 2XX es como tener la versión anterior a la actual de un Forerunner 6XX. Y, esto tiene lo bueno de que, lo que le llega va sobradamente probado, nada de versiones preliminares o prototipos porque, si no funcionó en el superior, lo descartan.

Desde que Garmin incorporó los sensores de pulso integrados en sus relojes deportivos, hay dos versiones de casi todos, las que acaban en cero, que utilizan cinta pectoral (Forerunner 220) y las que no la necesitan por llevarlo en el reloj (Forerunner 235). Aparte de esa diferencia, podemos considerar ambos como equivalentes así que, la decisión de optar por uno o por otro, es cosa vuestra. Personalmente, soy más de cinta pectoral, sobre todo si queréis precisión en las medidas o si vais a realizar entrenamientos intensos o de ciclismo pero, si no, la verdad es que lo de no tener nada más que el reloj es una pasada.

Aparte de esa decisión tan personal, como decía al principio, tened muy en cuenta estos modelos porque han incorporado funcionalidades que antes tenían los de la gama 6XX como la estimación del volumen máximo de oxígeno (VO2Máx), tiempos de recuperación, … Teóricamente, sólo le faltan las estadísticas de carrera pero se le pueden añadir con la cinta pectoral.

La pantalla es grande, con muy buena legibilidad, configurable, se puede sincronizar con el teléfono para tener notificaciones, sirve como monitor de actividad, … pero, sobre todo, que todo lo que incorpora está sobradamente probado, no viene con defectos.

Lo mismo me matan por recomendar el “inferior” pero, salvo que necesites el seguimiento 24 horas o le tengas tirria a las cintas pectorales, mira bien el Forerunner 230 porque lo puedes encontrar fácilmente por debajo de los 200€ (sin la cinta pectoral) y te llevas un relojazo increíble (y con el dinero que te ahorras puedes comprar más material, inscribirte a alguna carrera, hacerte una prueba de esfuerzo, …)

Polar M400:

20160901-guia-pulsometros-oi16-1-gama-media-polar-m400

El Polar M400 es un valor seguro dentro de la gama media de pulsómetros y ha sido uno de los mejores movimientos de Polar de los últimos años.

A raíz del éxito del V800, lanzó esta versión reducida que, cuando la analizas en detalle, casi da cosa denominar de esa forma porque de reducida tiene poco.

A las medidas clásicas de distancias, tiempos, ritmos, calorías, etc., se puede utilizar para actividades de varios deportes (que no es lo mismo que multideporte), para realizar seguimiento de la actividad diaria como si fuera una pulsera e incorpora algunas de las funciones de entrenamiento en las que tanto hincapié ha hecho siempre Polar (Smart Coaching como ellos lo denominan).

Es compatible con cintas pectorales Smart Bluetooth así que lo puedes adquirir con ella en el pack o sin ella (si ya la tienes o si quieres comprar una que no sea de la casa finlandesa), lo que reduce aún más su precio, dejándolo en un precio tremendamente competitivo.

Por cierto, aunque no va de serie, se puede complementar con los sensores que Polar utilizar para medir estadísticas de carrera a pie, lo que ampliaría aún más las funcionalidades del M400 y lo acercaría a los relojes de gama alta.

Permite mucha versatilidad a la hora de configurarlo (p. ej. pantallas), tiene autopausa, vuelta al punto de partida, altura (por GPS, no barométrica), estimación de tiempos, …

Quizá se le echa sólo en falta la compatibilidad con ANT+ y el modo vibración pero, por lo demás, de las mejores opciones para quienes quieran un reloj deportivo multiusos, sencillo a la vez que completo y por un precio muy competitivo.

TomTom Runner 2 Cardio:

20160901-guia-pulsometros-oi16-1-gama-media-tomtom-runner-2-cardio

Si quieres un pulsómetro que lo tenga todo y que sea sencillote, debes valorar muy mucho el Tom Tom Runner 2 Cardio porque puede irte como anillo al dedo. Por el contrario, olvídate de él si quieres introducirle entrenamientos complicados, realizar seguimientos complejos o tener mediciones hiperprecisas de los valores instantáneos.

Lo puedes utilizar para todo (carrera a pie, ciclismo, natación, gimnasio, …), con GPS o sin él, con sensor de pulso o sin él, con seguimiento 24 horas o no, … todo ello, sin tener que llevar nada más que el reloj porque tiene el sensor de pulso integrado en la muñeca.

La usabilidad es sencillísima y muy ágil, simplemente con un botón que se puede pulsar en las cuatro direcciones y unos menús simples como ellos solos. La velocidad de recepción de los satélites es increíble, prácticamente inmediata si está actualizado por lo que empiezas la actividad nada más ponértelo.

La duración de la batería es de unas 8-10 horas y las mediciones de pulso y velocidad instantáneas no son todo lo precisas que requieren algunos, además de que el análisis de datos que permite (en reloj y en software) es un pelín básico pero, para lo que requerimos la mayoría de los que hacemos deporte, es más que suficiente.

Con las últimas actualizaciones, también sirve como pulsera de actividad, para hacer un seguimiento durante las 24 horas, del sueño, etc. Y, aunque suena baladí, tiene modo vibración, que es algo que a muchos les hace decantarse por este modelo.

Lo podéis encontrar en versiones Spark, que es idéntico a los Runner pero con la correa más finita y también con música integrada (los que llevan el “music” en el nombre) pero creo que estos últimos no merecen la pena porque suben mucho el precio, no son compatibles con todos los auriculares y la música reduce mucho la duración de la batería.

Por cierto, ahora están lanzando la tercera versión así que es posible que podáis encontrarlo a precios muy competitivos.

  • Ver precios y opciones del Tom Tom 2 Cardio