Si hay una palabra que defina a las San Silvestres de los últimos años, tiene que ser “masificación”. Ha pasado también con muchas carreras populares el resto del año, pero con las carreras de estos últimos días de año se hace más exagerado, ya que a todos nos entran las prisas por terminar el año con buen pie y mover un poco el cuerpo antes del atracón de la cena de Nochevieja. Pero oye, ¡mejor esto que nada!

Si vas a correr tu primera San Silvestre de una ciudad mediana o grande, hay algunas cosas que debes saber:

Tómatelo con calma

La San Silvestre es una carrera para disfrutar, nunca para hacer buen tiempo ni correr rápido, a no ser que vayas a quedar entre los 500 primeros. En la mayoría de carreras estarás andando durante el primer tramo hasta que el pelotón se estire un poco. No te estreses. Si quieres correr rápido, hay muchas más carreras el resto del año para ello.

Abrígate, seguramente hará frío

Dada las fechas que son y que estas carreras suelen ser por la tarde o noche, seguramente hará frío, y no poco precisamente. Pero para eso existen las mallas largas, los cortavientos o las chaquetas especiales para correr. Si hace mucho frío antes de la carrera, lo mejor es ponerte la ropa que vas a usar para correr y encima una bolsa de basura con agujeros para que pasen la cabeza y los barzos. “¿Quééé?”. Sí, una bolsa de basura es una buena última capa para no dejar pasar el viento y, como apenas cuesta nada, la puedes romper y tirar en un contenedor antes de la salida. De esta manera evitas también el guardarropía, que con tanta gente nunca se sabe cómo va a estar organizado.

Si no has entrenado, cuidado

Lo mejor va a ser siempre haber salido a correr con regularidad durante el año, o por lo menos durante las últimas semanas. Pero si te has tomado esta carrera como el inicio de una larga travesía con el deporte, no intentes hacer locuras e ir muy rápido al principio. El cuerpo no estará acostumbrado y necesitas ir lento, sin forzar el corazón y evitando lesionarte en tu primera aproximación. Si tienes que andar, anda. Si hay una carrera en la que no es raro ver a gente andando durante el recorrido, es ésta.

Utiliza transporte público

Supongo que es obvio, pero si coger el coche en navidades ya es de por sí una aventura, el día de la carrera puede ser una odisea. Hay muchas calles cortadas y encontrar aparcamiento es imposible. Ve a la carrera en transporte público o andando si estás a menos de 40 minutos y te puede servir de calentamiento. Y ve con tiempo. En carreras tan masificadas, a veces es difícil encontrar el punto exacto de la salida. Llega con 30 minutos de margen para situarte.

Calienta un poco antes de salir

Será complicado calentar trotando por la cantidad de gente, pero pega saltos, estira un poco, mueve los brazos. Y si tienes espacio para dar unas vueltas, hazlas. Hará frío y salir de golpe puede ser lesivo, así que evita salir sin que alguna gota de sudor ya haya florecido.

¿Te va la marcha? Disfrázate

Si nunca has visto, ni siquiera como espectador, una San Silvestre, el ambiente de fiesta que se respira es muy grande. Lo normal es que encontrar a mucha gente disfrazada. Yo he visto a un grupo de Heidis y abuelitos, Reyes Magos, Groucho Marx (aunque en su defensa, corre todas las carreras del año así), hombre de hojalata… tampoco hace falta pasarse, pero un simple gorrito de Papá Noel no está mal visto, y si no que se lo digan a Pablo Vega (foto), que ganó la San Silvestre Popular Vallecana de 2008.

San-Silvestre-Vallecana-2008